Herramientas y Consejos

Tu contraseña no es segura

By 18 noviembre, 2016julio 16th, 2019No Comments
convierte-sitio-web-poderosa-herramienta-merca3w-marketing-digital

Diariamente nos enfrentamos a la molesta tarea de ingresar contraseñas en diferentes sistemas. El hecho de tener que recordar múltiples códigos secretos para poder tener acceso a algo tan trivial como las redes sociales hasta a tus cuentas bancarias. Sin embargo, no importa cuánta seguridad utilices para crear tus contraseñas y proteger tu información, en muchas ocasiones, las contraseñas no logran su cometido.

Los expertos en seguridad coinciden en que, sin importar lo complicadas, originales, y asombrosas que puedan parecernos nuestras contraseñas, los sistemas que utilizamos generalmente no son tan seguros. Existen varios debates sobre cuál es la manera correcta de crear contraseñas, pero probablemente nunca exista un sistema universal que funcione apropiadamente.

Las bases de datos de contraseñas tienen fugas, por lo que ocasionalmente alguien logra entrar y analizar las contraseñas preferidas por los usuarios. El caso más famoso fue el de rockyou.com en donde se filtraron 40 millones de contraseñas- Se descifró el 87% usando tan sólo un diccionario en inglés, haciendo variaciones tan sencillas como cambiar una O por un 0, agregando un signo de interrogación o de exclamación y los números 12345 al final. Fue cuestión de horas.

Una de las mejores alternativas al momento de crear una contraseña segura puede ser usar 4 palabras en cualquier idioma, por ejemplo “gran pila de paja”, esta es verdaderamente una contraseña segura. Aunque pareciera que ésto contradice todo lo que se nos ha dicho desde que comenzamos a utilizar el internet, pero si pensamos que el diccionario de Oxford tiene 252 mil palabras y si multiplicamos 252 por cuatro, con todas las diferentes combinaciones, terminaremos teniendo una contraseña mucho más segura que si sólo utilizáramos una palabra con 12345, signos de interrogación, exclamación o cualquier otra cosa que se nos ocurra agregarle al final.

El requisito principal de una contraseña es que puedas recordarla, así que lo óptimo sería emplear palabras que relaciones fácilmente, pero que no se relacionen tan fácilmente entre sí.